Equilibrio ácido-base: todo es cuestión de equilibrio

¡Con una explicación breve!

El equilibrio ácido-base es un complejo sistema regulador de nuestro organismo. En primer lugar, garantiza que el pH esencial de la sangre se mantenga estable, pero también que el pH necesario prevalezca en las diferentes partes del cuerpo. Y es que hay que tener clara una cosa: los ácidos y los compuestos alcalinos no son ni buenos ni malos. Todo es cuestión de equilibrio. De ello se encargan los distintos elementos del equilibrio ácido-base del organismo, que se ven influenciados por nuestra dieta, nuestro estilo de vida y por diversas enfermedades. 

¿Qué es el ácido? ¿Qué es la base o compuesto alcalino? ¿Qué es el pH?

La respuesta a la pregunta de qué es el ácido será muy diferente dependiendo de a quién se le pregunte y en qué contexto. El ácido es un sabor que nos hace pensar en los limones, el vinagre y el chucrut y con el que hacemos muecas con la cara cuando lo notamos de verdad. En este contexto, nos referimos a que lo ácido es gracioso. En realidad, esto no tiene mucho sentido si luego utilizamos el verbo «avinagrar» como algo negativo. 
 
Sin embargo, la cosa se complica aún más cuando queremos comprender qué son realmente los ácidos y las bases o compuestos alcalinos. Para responder a estas preguntas esenciales, es necesario haber prestado atención en matemáticas y química. 
 
Vamos a ver primero las definiciones. 
 
El pH es el logaritmo decimal negativo de los iones de hidrógeno en una solución. Si hay muchos iones de hidrógeno en una solución, el pH será bajo y la solución ácida. Por lo general, un valor de 7 se considera neutro, aunque, estrictamente hablando, esto solo se aplica al agua pura a 25 °C. En estas condiciones, los iones de hidrógeno (H+) están presentes en una concentración de 10-7 mol/l. El logaritmo decimal negativo de 10-7 es el pH 7. 
 
En química, los ácidos son soluciones que pueden liberar iones de hidrógeno (protones), por lo que se habla de donantes de protones. Los ácidos muy fuertes pueden liberar todos sus protones. Así, la concentración de protones en una solución ácida es superior a 10-7, por ejemplo, 10-3, y el pH de esta solución es, por tanto, 3. 
 
Si la proporción relativa de iones de H+ disminuye, el pH aumentará y la solución se volverá alcalina. Un compuesto alcalino es, por tanto, un compuesto químico capaz de absorber protones, por lo que se habla de un aceptor de protones. 
 
Conclusión: cuanto mayor sea la concentración de iones de H+ libres, menor será el pH y más ácida será la solución. 

¿Qué es el equilibrio ácido-base y cómo se regula?

Los ácidos y los compuestos alcalinos están en equilibrio en un sistema o en una solución. Uno de los dos puede predominar de manera local o temporal, pero sigue estando en equilibrio con el otro: los compuestos alcalinos también están presentes en una solución ácida. La tarea del equilibrio ácido-base es mantener este equilibrio. Para ello, debe garantizar un pH diferente en las distintas partes del cuerpo. 
El equilibrio ácido-base es un complejo sistema regulador del cuerpo humano. Su tarea esencial es mantener estable el pH de la sangre entre 7,35 y 7,45. No obstante, también garantiza que el equilibrio ácido-base de determinadas partes del cuerpo se regule para adaptarse perfectamente a sus respectivas necesidades. 
 
a. Relevancia: ¿por qué es tan importante? 
 
Mantener estable el pH de la sangre es vital. Si sube de 7,45 provocará una alcalosis potencialmente mortal. Si baja de 7,35 se producirá una acidosis también potencialmente mortal. 
 
Hay que invertir mucho para mantener el nivel vital de la sangre estable y, para ello, existe todo un sistema de órganos y sustancias amortiguadores. 
 
Pero no solo hay que regular el pH de la sangre, sino que también es esencial un entorno adecuado para muchos procesos metabólicos. Por un lado, el metabolismo implica que se produce energía a partir de los alimentos suministrados, pero, por otro lado, también ciertos compuestos endógenos. Las enzimas que intervienen en estos procesos necesitan ciertas condiciones para funcionar de forma óptima. Es esencial que el pH sea el adecuado, y este varía mucho en las diferentes zonas y fluidos del cuerpo. 
 
Lo sabemos por el jugo gástrico: las células parietales de la mucosa gástrica producen, entre otras cosas, ácido gástrico (ácido clorhídrico). Este es necesario para los pasos digestivos que tienen lugar en el estómago y garantiza que los patógenos sean eliminados. La enzima pepsina, que también se encuentra en el jugo gástrico, es la responsable de la digestión de las proteínas. El ácido gástrico es el que la activa, ya que su mayor actividad depende de un pH de entre 1,5 y 3. Por lo tanto, si el jugo gástrico no es lo suficientemente ácido, las proteínas no se digerirán correctamente. Entre sus consecuencias podemos encontrar problemas digestivos, pero también una falta de proteínas. 
 
La situación es muy diferente con otro jugo digestivo, la secreción pancreática, que produce el páncreas. Las enzimas digestivas más importantes de este jugo digestivo son la tripsina y la quimotripsina. Estas enzimas necesitan un entorno básico o alcalino para llevar a cabo su actividad. Por ello, el quimo ácido del estómago se neutraliza primero con la ayuda del bicarbonato del hígado, el intestino y el páncreas o se lleva a un rango alcalino. 

Figura equilibrio ácido-base.

b. ¿De dónde vienen los ácidos? ¿De dónde vienen los compuestos alcalinos? 
 
Para empezar a entender el complejo sistema de regulación, primero hay que aclarar de dónde vienen los ácidos y los compuestos alcalinos. 
 
Básicamente, ambos surgen como productos de degradación durante el metabolismo y, por tanto, en cada célula. 

Las células descomponen los nutrientes que han obtenido de los alimentos. El objetivo es producir energía. Además de la energía, otros productos finales son el dióxido de carbono y el agua, que simplemente se exhalan. 

Esto no siempre es tan sencillo y no vale para todos los nutrientes, tal y como se muestra en la figura «Los ácidos como metabolitos». Algunos componentes nutricionales, como los aminoácidos y los ácidos nucleicos (componentes de los núcleos celulares), se metabolizan y forman metabolitos ácidos.  

Si no hay suficiente oxígeno disponible para las células, no se descomponen completamente en dióxido de carbono y agua, sino que se forma un producto intermedio: el ácido láctico (lactato). Lo sabemos por el exceso de esfuerzo físico. 

Esto significa que los ácidos se producen como metabolitos normales. Nuestro organismo puede amortiguarlos con la ayuda de sus sistemas amortiguadores y excretarlos mediante varios órganos, sobre todo los pulmones y los riñones.  

c. ¿Cómo se regula el equilibrio ácido-base? 

Para mantener un equilibrio saludable, nuestro organismo dispone de sofisticados mecanismos de regulación, en los que intervienen varios órganos y sistemas amortiguadores especiales. 

Los órganos más importantes que intervienen en la regulación son los pulmones y los riñones. No obstante, los intestinos, el hígado, la piel, el tejido conjuntivo, los huesos y los músculos también pueden regular cuando sea necesario.  

Existen varios sistemas amortiguadores para equilibrar el ácido-base. Los amortiguadores hacen lo que su nombre indica: amortiguan, equilibran. Los amortiguadores químicos para el equilibrio ácido-base están compuestos por un ácido débil y un compuesto alcalino débil, 
que están en equilibrio químico. Si se añaden ácidos o compuestos alcalinos a estos sistemas amortiguadores, la proporción de concentración cambia, pero el pH se mantiene prácticamente estable. El sistema más importante es el sistema amortiguador de ácido carbónico-bicarbonato en la sangre. 

El resto de amortiguadores endógenos están unidos al sistema amortiguador de ácido carbónico-bicarbonato y le sirven de «reserva», es decir, de respaldo por si son necesarios.  
 
El amortiguador de bicarbonato: 
CO2 + H2O <-> H2CO3 <-> HCO3- + H+ 
 
Los ácidos pueden excretarse en forma de ácido úrico, pero también como protones a través de la orina (riñones). También se pueden excretar por otros medios a través de las heces (intestino) y del sudor (piel).  
 
Además, los pulmones pueden influir en el equilibrio ácido-base: si una persona respira más, exhala más CO2 y el equilibrio del amortiguador se desplaza hacia lo alcalino. Si se bloquea la respiración y solo se exhala CO2 en pequeñas cantidades, el equilibrio se desplazará hacia la acidez.  
 
Si se acumulan más productos ácidos de los que el cuerpo puede excretar, el tejido conjuntivo es un lugar adecuado para su «almacenamiento temporal», ya que lo más importante es que el pH de la sangre se mantenga estable.  
Cuando el tejido conjuntivo tiene que servir de amortiguador, se habla de acidosis latente en la medicina holística. Esto no pone en peligro la vida, ya que la sangre no se ve afectada, pero otros órganos tienen que ayudar a amortiguar los ácidos, sobre todo los huesos y los músculos. 

basentabs 100 capsulas

Descubra los complementos alimenticios que favorecen el equilibrio ácido-base.

   El producto

Detail
Figura sobre información sobre tampón, que asegura un valor de pH constante.

¿Qué provoca la acidificación en el organismo?

La acidificación manifiesta (acidosis) es un desajuste del equilibrio ácido-base que pone en peligro la vida. Esto provoca que el pH de la sangre baje del límite tolerable de 7,35. Las causas de esta acidosis son metabólicas o respiratorias, por lo que el médico habla de acidosis metabólica o acidosis respiratoria. 
 
Las causas de la acidosis metabólica pueden ser, por ejemplo, hiperglucemia grave en diabéticos, septicemia, intoxicación, inanición prolongada, insuficiencia renal e infecciones víricas graves. La acidosis respiratoria puede deberse a problemas respiratorios serios, por ejemplo, durante episodios de asma o en neumonías graves. 
 
Por supuesto, también puede producirse un cambio hacia lo alcalino, la llamada alcalosis. La causa de la alcalosis metabólica puede ser un aumento de la degradación de ácidos como el lactato o el citrato, la pérdida de ácidos debido a vómitos fuertes o la fiebre alta prolongada.  
La alcalosis respiratoria puede deberse a una respiración demasiado rápida (hiperventilación). Durante el embarazo, es normal la alcalosis respiratoria leve debido al aumento de la respiración de la madre.  
 
Los naturópatas también hablan de la llamada acidificación latente o acidosis latente.  

¿Qué es la acidosis latente?

Los naturópatas hablan de ello cuando aún no hay signos de acidificación en la sangre y la capacidad de amortiguación en la misma todavía es lo bastante alta, pero, en cambio, el tejido conjuntivo se ha convertido en un almacén de exceso de ácidos. El tejido conjuntivo es el «órgano» más grande de nuestro cuerpo. Se encuentra en todas las zonas y órganos. Así, los depósitos de ácido en el tejido conjuntivo pueden influir en todo nuestro organismo y en la actividad de las enzimas y los órganos. Esta acidificación latente no puede medirse con los métodos de la medicina tradicional y, por ello, no se reconoce en la medicina científica como una variable que provoque enfermedades. En cambio, la naturopatía y la medicina holística consideran que la acidificación latente es un factor importante en el desarrollo de enfermedades crónicas. 

Diagrama del perfil diario ideal del pH de la orina
Fig.: curso en forma de M habitual de los valores medidos del pH en la orina en función de la hora del día y de las comidas

Diagnóstico: ¿cómo se detecta la acidificación latente?

Los profesionales homeopáticos y los médicos naturistas tienen varias formas de detectar la acidificación latente. 
 
Determinar el pH en la orina es una forma muy sencilla de encontrar indicios de acidificación: un pH urinario permanentemente bajo se considera un signo de acidificación latente. Estos valores bajos se producen cuando los riñones tienen que excretar constantemente muchos metabolitos ácidos a través de la orina. Entonces, la orina se encuentra en un rango de pH ácido durante todo el día, es decir, muy por debajo de 7. En personas sanas, en cambio, varía: suele ser ácido por la mañana e incluso alcalino temporalmente después de las comidas principales. El curso habitual del pH en la orina puede verse en la curva blanca en forma de M de la figura. Los valores medidos deben estar en esta área blanca.  
 
Para la medición se pueden utilizar tiras reactivas de pH.

¿Cuáles son los síntomas de la acidificación y qué consecuencias tienen?

La acidificación crónica suele desarrollarse de forma inadvertida durante muchos años. El agotamiento de los sistemas reguladores no se aprecia con síntomas graves. Si fuera así, sería fácil establecer una conexión directa y el equilibrio ácido-base desempeñaría un papel más importante en la medicina general. 

La acidificación (acidosis latente) solo se manifiesta a través de dolencias inespecíficas y que se desarrollan lentamente, como el cansancio y la fatiga crónicos, los problemas en la piel, el cabello y las uñas, las inflamaciones crónicas y los problemas digestivos imprecisos. 
 
También se la considera en parte responsable de que se desarrollen las enfermedades crónicas y de que cueste más curar las inflamaciones existentes. Los naturópatas consideran que la acidosis latente es una de las muchas razones del aumento de las enfermedades de la civilización. Los estudios han demostrado, por ejemplo, que la osteoporosis está claramente asociada a una dieta rica en ácidos. 

Posibles razones de la acidificación latente

Nuestro estilo de vida occidental, sobre todo nuestra alimentación, se considera un factor importante de la acidificación latente. Una dieta rica en proteínas es especialmente ácida. Por un lado, es la que prefieren las personas que comen mucha carne y embutidos. Por otro lado, las famosas dietas bajas en carbohidratos también implican un exceso de ácidos. Las personas que quieren perder peso prefieren las dietas ricas en proteínas, lo que provoca una doble carga de ácidos: por una parte, las proteínas se metabolizan de forma ácida y, por otra, la reducción de la grasa corporal también conlleva una carga adicional de ácidos. 
Según la medicina experimental, el estrés también se considera un factor favorable para el aumento de ácidos.  
 
Otra causa puede ser el exceso de ejercicio: en cuanto el músculo no recibe suficiente oxígeno para sus necesidades energéticas, se forma ácido láctico. Debe evitar esta situación a toda costa. Por ello, es importante mantenerse todo lo posible en el rango de esfuerzo aeróbico cuando se hace deporte. 
 
Tampoco hay que subestimar las inflamaciones crónicas, ya que tienen un efecto acidificante en el tejido circundante. Por otro lado, un entorno ácido dificulta la curación. Diversas terapias antiinflamatorias y analgésicas funcionan mucho peor en un entorno ácido (por ejemplo, la terapia neural). 

Mujer con cesta de verduras sonríe.

¿Qué alimentos son alcalinos? ¿Y cuáles son acidificantes?

Por desgracia, el sabor engaña en este caso, ya que la respuesta a estas preguntas se refiere a lo que el metabolismo celular hace con cada componente del alimento. Los limones y las grosellas ácidas, por ejemplo, se metabolizan de forma alcalina. 
 
En cambio, los metabolitos ácidos se producen principalmente durante la degradación de los aminoácidos, los componentes esenciales de las proteínas. Por lo tanto, los alimentos ricos en proteínas suelen metabolizarse de forma más ácida en general. Así, quienes prefieren los alimentos de origen animal, como la carne, los huevos y la leche, deben prever un aporte elevado de ácidos. No obstante, en las dietas veganas o vegetarianas ricas en proteínas (soja, guisantes) ocurre lo mismo. 
 
Los ácidos también se forman cuando los alimentos son ricos en otros compuestos que se metabolizan de forma ácida en el organismo, como, por ejemplo, compuestos de fósforo. Por esta razón, los cereales integrales, el arroz y la avena también son bastante acidificantes. 
 
En cuanto al resto de alimentos vegetales, como las frutas, las verduras y las hierbas, la mayoría contienen relativamente pocas proteínas, pero muchos minerales alcalinos como el sodio, el potasio, el calcio, el magnesio y el hierro. Por tanto, se consideran alcalinos y tienen un efecto desacidificador.  
 
Para poder evaluar de verdad qué alimentos tienen un efecto acidificante y cuáles tienen un efecto alcalino, los científicos han definido los llamados valores de PRAL de los alimentos. 

Figura sobre valores PRAL que muestra la carga ácida de los alimentos a.

Los valores de PRAL indican la carga ácida de los alimentos 
 
El valor de PRAL indica la carga ácida potencial de los riñones (Potential Renal Acid Load). Se trata de un valor de cálculo que determina, a partir de los ingredientes de los alimentos, la proporción que constituyen los ácidos que luego deben excretarse por los riñones. 
 
En la tabla ácido-base puede ver el efecto de los diferentes alimentos en el organismo.  
 
Los valores de la tabla de alimentos siempre hacen referencia a 100 g. Los alimentos que se metabolizan de forma ácida están resaltados en amarillo. Los alimentos en azul son los que tienen un efecto alcalino.  
 
Los valores de PRAL también indican el grado de acidez: un valor negativo alto (es decir, una carga ácida baja) significa que el alimento es muy alcalino. En cambio, un valor positivo alto indica que el alimento tiene un gran efecto acidificante en el organismo. Los dos extremos son las espinacas, con un valor de PRAL de -14 (muy alcalino), y el queso parmesano, con un valor de PRAL de 34,2 (muy acidificante). 
 
Por lo tanto, es importante tener en cuenta que «ácido o alcalino» no significa «malo o bueno» per se. Es mucho más complicado. Como siempre, todo se reduce al equilibrio.  
Una dieta equilibrada y alcalina debe constar, aproximadamente, de un tercio de alimentos ácidos y dos tercios de alimentos alcalinos. La carga ácida de una porción de carne (por ejemplo, 200 g de pavo) puede equilibrarse con 500 g de verduras mixtas, por ejemplo. 
 

Consejos para una dieta predominantemente alcalina

Desayuno: 

  • Leche de almendras con arándanos, manzana, quinoa, nueces y semillas de girasol.

Almuerzo:  

  • Plato grande de ensalada con algunas tiras de carne de ave 
  • Verduras a la plancha al estilo asiático con pescado y arroz

Cena:  

  • Sopa de verduras  
  • Brócoli a la plancha con almendras y hamburguesas de espelta verde  

Para el hambre entre comidas: palitos de fruta o verdura. 

La mujer se estira junto al agua y sonríe.

¿Qué tiene que ver el deporte con los ácidos?

Ya sabemos que el deporte es bueno para el cuerpo y la mente. Se ha demostrado que el ejercicio físico reduce las hormonas del estrés, como el cortisol y la adrenalina. Al mismo tiempo, favorece la liberación de otras hormonas y principios activos importantes, como las «hormonas de la felicidad» (endorfinas). Las personas que tienen una dieta equilibrada y saludable, hacen ejercicio moderado con regularidad y también descansan lo suficiente para regenerarse no tienen que preocuparse por el equilibrio ácido-base. 

Esta situación puede cambiar con el esfuerzo físico intenso. En este caso, los músculos necesitan recibir mucha energía rápidamente. Al aumentar el esfuerzo, llega un momento en que el cuerpo ya no puede transportar suficiente oxígeno a los músculos. En ese momento, el cuerpo comienza a producir energía a partir de los carbohidratos sin el suministro de oxígeno (anaeróbico). Al mismo tiempo, se genera ácido láctico (lactato), que se acumula en el músculo durante el ejercicio. El resultado es que los músculos se vuelven literalmente «ácidos». 

El deporte es estrés, por lo que es crucial hacerlo a un nivel adecuado

Los deportistas suelen sufrir estrés crónico. Una de las principales razones puede ser que prestan muy poca atención a la regeneración después del ejercicio. 

En un primer momento, el deporte perjudica a nivel físico porque desencadena estrés e inflamación. Sin embargo, lo que en principio parece negativo, es exactamente lo contrario si el nivel es el correcto. Al igual que la psique, el cuerpo también necesita una dosis adecuada de estrés (el llamado eustrés) para poder rendir y ser aún más eficiente. Pero luego debe ser capaz de adaptarse durante la fase de regeneración para volverse más fuerte y, por tanto, más resistente al estrés. 

Sin embargo, si los estresores son demasiado grandes y nuestro cuerpo no puede seguir el ritmo de la adaptación, el eustrés se convierte en distrés negativo. Los deportistas ambiciosos entran en esta espiral negativa (sobreentrenamiento) si no cuentan con suficientes periodos de descanso entre las sesiones de entrenamiento.   

el hombre bebe

La falta de micronutrientes es especialmente perjudicial para los deportistas

Las personas que practican algún deporte de forma regular o competitiva suelen necesitar más micronutrientes debido, por un lado, al mayor esfuerzo físico y, por otro, a la transpiración. En concreto, la sudoración intensa puede provocar una pérdida de electrolitos. Si además los deportistas se encuentran en una espiral de estrés debido al sobreentrenamiento y/o a lesiones deportivas que no se han curado, aumenta el consumo de minerales alcalinos como el magnesio, el calcio y el zinc. 

Una reserva suficiente de estos micronutrientes es indispensable para nuestro organismo. El magnesio y el calcio, por ejemplo, sirven como materiales de construcción para los huesos y transmiten los impulsos nerviosos a nuestros músculos. El versátil y vital zinc interviene en numerosos procesos bioquímicos de nuestro organismo. Entre otras cosas, protege las células del estrés oxidativo y favorece el equilibrio ácido-base. Para mantener el rendimiento y la resistencia, es indispensable que los deportistas ambiciosos cuenten con un suministro adecuado de micronutrientes. 

 

Consejos para mejorar el entrenamiento

  • Consumir a diario suficientes alimentos ricos en micronutrientes y alcalinos, sobre todo frutas y verduras 
  • (Tabla de valores de PRAL) 
  • Evitar los alimentos procesados 
  • Tomar suficientes líquidos para favorecer la función renal 
  • Calentar bien la musculatura antes de hacer ejercicio 
  • Tener suficientes fases de regeneración 
  • Dormir lo suficiente 
  • Relajación muscular (por ejemplo, masajes, sauna) 
  • Prestar atención a las señales corporales, como el agotamiento 
  • Dejar que las lesiones deportivas se curen completamente antes de volver a entrenar 
  • Evitar el estrés en el entorno profesional, familiar o social 
  • Evitar sobrevalorarse y exigirse demasiado a sí mismo

¿Qué hacer en caso de acidificación? 8 pasos para conseguir un equilibrio ácido-base

Una acidificación crónica no se desarrolla de la noche a la mañana en el organismo. Por ello, restablecer un equilibrio saludable también lleva tiempo.  

Aquí le explicamos cómo conseguirlo en 8 pasos:  

Muesli

1. Siga una dieta sana y predominantemente alcalina 

Las frutas y las verduras se consideran alcalinizantes ideales, por lo que muchos las llaman alimentos alcalinos. Deben estar en su menú todos los días. Una dieta predominantemente alcalina debe contar con al menos dos tercios de frutas y verduras.  
 

2. Beba mucho líquido 

Beba suficiente agua o té para que sus riñones estén sanos y puedan funcionar correctamente.  

Consejo: el té verde, en concreto, también es una fuente importante de minerales. Junto con su efecto estimulante del metabolismo, puede ayudarle, por ejemplo, si se ha propuesto perder peso. Además, los suplementos minerales específicos pueden ayudarle a satisfacer una mayor necesidad en situaciones especialmente estresantes. 
 

3. Muévase mucho, pero de forma moderada 

Todo el organismo se beneficia del deporte moderado. Incluso un poco de ejercicio al aire libre puede tener un efecto positivo: el metabolismo energético y la excreción se activan y estimulan durante el ejercicio. 
 

4. Asegúrese de tener tiempo para relajarse 

Una actividad regular combinada con suficientes periodos de relajación también puede ayudarle a reducir el estrés. 
 

5. Sude mucho de vez en cuando 

Ya sea durante el ejercicio o en la sauna: los ácidos también pueden expulsarse por la piel. Las saunas y el ejercicio físico estimulan el metabolismo, la función hepática y renal y, por tanto, la excreción. El ejercicio también favorece el sistema linfático y, por consiguiente, la eliminación de los desechos metabólicos de los tejidos. Por todo ello, el deporte moderado puede contribuir a la desacidificación. 
 

6. Respire de forma consciente  

Los ácidos volátiles (dióxido de carbono) pueden exhalarse por los pulmones. Una respiración profunda en el abdomen, mucho aire fresco y un entrenamiento regular de resistencia con respiración consciente favorece el equilibrio ácido-base. 
 

7. Cuide su hígado 

El hígado también desempeña un papel importante en el equilibrio ácido-base. Es en parte responsable de que el pH de la sangre esté en un valor óptimo. Ayudar al hígado con sustancias amargas que contienen las verduras (alcachofas, escarola, achicoria roja), las hierbas (cardo mariano, diente de león, genciana, lúpulo, ajenjo) y las frutas (pomelo) también favorece el equilibrio ácido-base. 

 
8. Cuide el equilibrio mineral 

El zinc, el calcio y el magnesio son nutrientes vitales para nuestro organismo. El zinc, en concreto, es esencial para la formación de sustancias amortiguadoras necesarias para el equilibrio ácido-base. También es un componente importante de la piel, las uñas y los huesos y refuerza el sistema inmunológico. El calcio contribuye a la densidad y estructura de los huesos. El magnesio refuerza el sistema nervioso y los músculos. Generalmente, los minerales se encuentran en los alimentos vegetales. 

Los complementos alimenticios con minerales alcalinos, así como el zinc, que contribuye a un equilibrio ácido-base normal, pueden serle de ayuda. 

Los productos